Identidad y historia

Una comunidad diversa de fe
 

Santa Elena es una parroquia de la diócesis de Chicago en la Iglesia Episcopal, que es parte de la Comunión Anglicana mundial. Episcopales, o anglicanos, como también hemos sido llamados, afirmamos ambas raíces católicas y protestantes, que se pueden ver en las formas en que adoramos, y por medio del estudio de la Biblia, y en la manera que aplicamos la fe cristiana a la vida real.

Por supuesto, hay más de una manera de ser un episcopal. Una de las alegrías de Santa Elenaes nuestra diversidad en la música, las tradiciones y la cultura. Estamos unidos por nuestra herencia anglicana y el Libro de Oración Común, pero gozamos de la gran libertad en la forma de expresar nuestra identidad episcopal.

Nuestra gente es diversa, también. Algunos de nosotros hemos nacido en los Estados Unidos, mientras que otros provienen de México, Colombia, Ecuador y la India. Somos solteros, casadoso viviendo en pareja. Hablamos ingles yespañol; y algunos de nosotros somos fluidos en ambos. Somos episcopales de cuna, no practicantes católicos romanos, y reformados cristianos.

 

Nuestros comienzos

El 6 de marzo de 1959, una petición fue aprobada para la formación de una misión en Pleasantdale (ahora Burr Ridge), y los primeros servicios se llevaron a cabo en la Escuela Pleasantdale en septiembre de 1959. La tierra estaba alistándose para un nuevo edificio de la iglesia el 27 de septiembre, 1964, y el primer servicio que tuvo lugar en el edificio el 23 de mayo de 1965. El 21 de octubre de 1979, la misión se convirtió oficialmente en una parroquia de la Diócesis Episcopal de Chicago.

Desde nuestros primeros días, un amor profundo por rito ha sido una característica fuerte de nuestra identidad. Como historiador parroquial amada y artista, Peggy Anderson, señaló "Santa Elena se convirtió en una iglesia eucarísticamente centrada en la tradición anglo-católica. Una misa diaria, el incienso, las campanas, un nuevo tabernáculo, varios santuarios y las estaciones de la cruz todo se convirtió en una parte de la vida de adoración de Santa Elena, con un fuerte apoyo de la gente.” Aunque mucho de nuestra parroquia ha cambiado con los años, muchas de estas características se mantienen tanto en los servicios en inglés y español. Santa Elena sigue siendo una comunidad basada en el culto que estimula nuestros sentidos y las emociones, así como nuestra mente.